Hace pocos días el director general de Escuelas Jaime Correas  expresó: “Yo no puedo poner a disposición de 10.000 personas una carrera que después tiene 20 cargos para tomar. Si alguien quiere estudiar algo que después no va a tener a dónde ir a trabajar, está en todo su derecho, pero hay que avisárselo. Esto quiere decir que necesito profesores de matemática, química, lengua, esas van a ser carreras prioritarias. Como tengo sobresaturado de profesores de Educación Física, no va a ser carrera prioritaria”.

Con la intención de “no contradecir ni polemizar sino de brindar una información lo más completa posible de la situación”, el rector de Instituto de Educación Física Jorge Coll, Luis Castillo y Claudio Capezzone, un referente de la actividad en Mendoza, visitaron la redacción de Grupo América Cuyo.

“Lo primero que quiero aclarar es que esto no tiene nada que ver con la política ni con una protesta, sólo queremos explicar que los egresados de nuestra institución y de las otras instituciones de la provincia tienen un campo laboral mucho más grande que el de insertarse en el sistema educativo”, explicó el licenciado Castillo.

“No queremos contradecir a la DGE, sólo expresar que sería bueno que se haga un estudio profundo y con referentes especialistas de lo escolar y de otros ámbitos laborales para aportar datos estadísticos y no apreciaciones subjetivas. Los otros ámbitos siempre son ignorados, pero son muy importantes y respetados por la comunidad. Y hay infinidad de emprendedores”, agregó Capezzone.

Según indican las cifras proporcionadas por las propias entidades educativas, Mendoza tiene unos 665 estudiantes de primer año y una demanda de 1.300 aspirantes de las que el IEF cubre, de manera pública y gratuita, sólo el 27%. “Las demás son instituciones privadas y dudo de que alguien pague una cuota para estudiar una profesión en la que no tiene posibilidades de insertarse laboralmente”, dijo Castillo.

“Es cierto que ingresar en el sistema educativo no es fácil porque hay pocas vacantes y escasa movilidad, pero tampoco es imposible. Lamentablemente, en algunos casos ni siquiera se cumple el mínimo de dos estímulos semanales que establece la ley. Eso aumentaría las horas disponibles”, agregó.

Luego Capezzone señaló: “El nuestro dejó de ser un profesorado para ser una profesión. Los que se dedican a la docencia son los menos porque hay un inmenso abanico de ámbitos en los que los egresados de desarrollan laboralmente como por ejemplo gimnasios, clubes, municipios, piletas, empresas, salud, grupos de running y turismo, entre otras”.

Tanto Castillo como Capezzone reconocieron que muchas de estas actividades o emprendimientos no están reguladas, por ejemplo en el sistema tributario, pero otras cuentan con la supervisión de la Subsecretaría de Deportes, como es el caso de los gimnasios: “En Mendoza hay unos 255 gimnasios (126 en el gran Mendoza) que ocupan a unos 700 directores técnicos y un promedio de 8 profesores cada uno”.

Finalmente, Castillo explicó: “Estas diferentes posibilidades de trabajo no son nuevas y nosotros en el instituto hemos adaptado desde el 2010 nuestros planes de estudio de acuerdo con esas necesidades, además de estar siempre generando nuevas capacitaciones o cursos de posgrado. También tenemos tecnicaturas para guías de montaña y conservación de la naturaleza, entre otras”.

 

 

Por Juan Pablo García

garcia.juanpablo@diariouno.net.ar

Imprimir

Comments are closed.